LOS CARTELES MANEJAN LA TRATA DE PERSONAS

 

LOCALES • 24 ABRIL 2013 – 11:00AM — ALFONSO MACHUCA

El documento fue elaborado por un académico de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; dice que en León opera un grupo jalisciense.l

León, Gto. • La trata de personas y explotación sexual de mujeres, niñas y niños en Guanajuato, está relacionada estrechamente con bandas delictivas, revela el informe que analizan diputados del Congreso del Estado.

En Irapuato, es una “organización bien estructurada de origen silaoense”, en San Luis de la Paz y San Diego de la Unión, son dos los “grupos delictivos del norte del país”, en Celaya opera el “grupo relacionado con Michoacán” y en León, lo opera “un grupo de origen jalisciense”.

De acuerdo con la investigación del académico Francisco Javier Mancha García de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el gancho que usan las bandas delictivas para explotar sexualmente a mujeres, niñas o niños, se relaciona principalmente con deudas contraídas o supuestos préstamos que sirven de presión o chantaje.

“Lejos de ser un fenómeno aislado, constituye diversas formas del crimen organizado que actúan muchas de las veces al amparo de la corrupción de autoridades del estado que facilitan el desarrollo de la explotación y vuelven prácticamente imposible la adecuada persecución de los delincuentes”, señala el expediente.

En casi todos los casos, hay amenazas de represalias directas o a sus seres queridos e incluso, muchos de los criminales investigan mínimos detalles de la vida familiar de la víctima, por lo que amenazan con lastimar a la familia en sus comunidades de origen.

“Muchas veces las únicas personas con las que se tiene relación es con otras víctimas o los tratantes. Además, generalmente, se les niega cualquier tipo de asistencia médica. El suministro de alcohol o droga es un método cada vez más utilizado”, revela la indagatoria.

El perfil que tienen las víctimas que caen en las trampas de los tratantes, mantiene una baja autoestima o en muchas de las veces, son rechazadas por su familia o comunidad, “por haber sido obligadas a trabajar como prostitutas, por haber sido abusadas sexualmente, por no regresar con el dinero prometido o poder dejar deudas por pagar”, señala.

En el caso de las mujeres extranjeras, existe un “aislamiento social y lingüístico, pues ni conocen el país ni la localidad donde se encuentran (a veces no saben ni dónde están) y peor aún si no hablan el mismo idioma”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: