CONDENADOS POR TRATA SERÍAN INVESTIGADOS POR LAVADO

Investigarán por lavado de dinero a condenados por trata

Tribunal Oral Federal Nº 2 que ayer condenó a 11 años de prisión a Edgardo David “Gordo” Novello y a 5 años y 6 meses a Luisa L, la paraguaya que administraba el prostíbulo.

por “Miguel Durán”
“Condenado. Novello con su defensor. Ayer recibió una pena muy severa en un juicio por trata (Raimundo Viñuelas).” href=”http://www.lavoz.com.ar/noticias/sucesos/investigaran-lavado-dinero-condenados-trata#”>Condenado. Novello con su defensor. Ayer recibió una pena muy severa en un juicio por trata (Raimundo Viñuelas).

Condenado.

Novello con su defensor. Ayer recibió una pena muy severa en un juicio por trata (Raimundo Viñuelas).

El Tribunal Oral Federal N° 2 condenó ayer a 11 años de prisión a Edgardo David “Gordo” Novello y a 5 años y 6 meses de cárcel a Luisa L. por trata de personas en un prostíbulo de calle Santiago del Estero, en la ciudad de Córdoba, y ordenó remitir el expediente a la fiscalía federal de turno para que también se investigue a los dos por lavado de dinero.

También se enviarán los antecedentes de Liliana Moro­netti, mujer sindicada como otra administradora del lugar.

Última palabra. “Lo he dicho antes, pero quiero puntualizar una cosa. Cómo puede ser que en este juicio se habló de víctimas y ninguna se presentó a declarar. Por eso, hoy va a ser condenada una persona a varios años de prisión… ellas se tomaron el palo, el daño ya lo hicieron y yo soy la víctima. Lo que pedimos con mi abogado es la absolución porque todo en esta causa fue un mamarracho. Por decir la verdad me convertí en diablo”. Con estas palabras, Edgardo David “Gordo” Novello tuvo el último desahogo antes de que los jueces se retiraran para deliberar y dictar sentencia.

 

“Yo soy una chica más, una prostituta, nunca di órdenes 
en el local. Mi hija hoy tiene 
un embarazo de seis meses, quiero ayudarla. Pido que nos absuelva a Novello y a mí”, se limitó a decir Luisa L., acusada de administrar el lupanar céntrico donde se explotaba a menores de edad, incluida su hija de 15 años.

En el prolongado cuarto intermedio. Novello, visiblemente nervioso, se comía las uñas, como lo hizo a lo largo de todo el juicio. Su rostro pálido lo decía todo, era la imagen de la derrota. Así transcurrió la hora y me­dia hasta que volvieron a aparecer José Pérez Villalobo (presidente) y los vocales Carlos Lascano y José Fabián Asís. El hombre pálido no tuvo reacción cuando Pérez Villalobo, al leer la parte resolutiva del fallo, dijo en primer término que se había rechazado el pedido de nulidad de todo lo actuado interpuesto en el alegato de su abogado Francisco Lavisse.

El tribunal coincidió en un todo con las penas solicitadas por el fiscal Maximiliano Hairabedian, incluidas multas de 20 mil pesos para cada uno de los imputados y la confiscación de una camioneta importada que Novello utilizó para el traslado de menores paraguayas desde su país a Córdoba.

Las niñas aceptaban viajar para trabajar como cuidadoras de niños o servicio doméstico, pero cuando arribaban eran obligadas a prostituirse.

La condena más alta. A Novello se le impusieron 11 años de prisión por infracción a la ley de profilaxis (que prohíbe el funcionamiento de prostíbulos) y por trata de personas, todo en concurso real. “Esta es la pena más alta por trata no sólo en Córdoba, sino en todo el país”, dijo Myriam Anahí Lesa, de Newen, de la asociación civil contra la trata-tráfico de personas, quien concurrió a todas las audiencias.

“Esta condena es ejemplar”, comentó la mujer que siempre se ubicó al lado de la comisario Claudia Flores, conductora de la investigación que asestó un duro revés a una red internacional de trata de personas. “Estoy pensando en denunciarlo (a Novello) porque me amenazó. Dijo que cuando saliera de la cárcel lo primero que haría sería matarme”, reveló la oficial, estrecha colaboradora de la fiscal Eve Flores, quien por razones de jurisdicción derivó la causa a la órbita federal.

Como lo pidiera el fiscal, Luisa L. fue condenada a 5 años y 6 meses de prisión, al ser considerada autora del hecho vinculado con la ley que reprime la existencia de prostíbulos y partícipe secundaria de trata de personas. Esta calificación menor contribuyó a que se le redujera el mínimo de la pena (10 años a la mitad) por trata y se le unificara con la otra imputación, todo en concurso real.

En su alegato, el abogado Lavisse fustigó las publicaciones periodísticas sobre el caso y, en especial, las menciones de los depósitos de fuertes sumas en dólares en Paraguay que podrían encuadrarse en la figura del lavado de activos.

Cuando Pérez Villalobo anun­ció que el juicio había concluido, las esposas volvieron a cerrarse en las muñecas de Novello. El condenado llegó a decir unas palabras de circunstancia a una cronista de Canal 12 y trató de mantener la calma. Cuando cruzó la puerta de la sala y creyó que nadie lo veía, el hombre corpulento levantó las manos esposadas sobre su rostro y rompió en llanto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: