ARGENTINA: TRATA DE NIÑXS Y ADOLESCENTES PARA EL DELITO

Reclutaban a chicos de la calle para robar en Capital y GBA

Los detenidos son un hombre de 53 años y sus dos hijos. Tenían a los chicos, de 12, 13 y 14 años, en un “aguantadero” de Avellaneda. Y los llevaban a hacer robos y arrebatos a las estaciones de tren.
Marche preso. Uno de los detenidos durante el operativo policial en la Villa Tranquila de Avellaneda. Los acusan de “tenencia de armas y reducción a la servidumbre”./ EL DIA DE LA PLATA
 

04/09/13

El contacto lo hacían en las estaciones ferroviarias, en esos rincones escondidos de los edificios inmensos, donde se agrupan los pibes que buscan un refugio momentáneo. Allí les ofrecían algún mínimo “beneficio” –comida, cospeles para videojuegos, algo de droga–a cambio de reclutarlos para hacer robos y arrebatos en otras estaciones del conurbano, de la Capital o en el microcentro porteño.

Luego, adultos explotadores y chicos explotados viajaban hasta el corazón de un asentamiento de Avellaneda para esperar otra jornada de recorrido por los márgenes de la ciudad. Si el botín era bueno, alguno podía recibir una remera o un par de zapatillas.

El lunes a la noche, una banda integrada por un hombre y sus dos hijos fueron detenidos en una casilla de la Villa Tranquila, en Avellaneda, acusados de reclutar a chicos de la calle de La Plata y obligarlos a robar. En ese búnkerla Justicia secuestró dos pistolas 9 milímetros, una escopeta de dos caños y una carabina 22 con mira telescópica y puntero láser.

Según confirmaron a Clarín fuentes policiales y judiciales, a partir de ese procedimiento pudieron rescatar a tres víctimas, de 12, 13 y 14 años, a quienes mantuvieron retenidos por varios días.

Todos son chicos que viven en una extrema vulnerabilidad social. No van a la escuela y no era la primera vez que faltaban de sus casas.

El caso que disparó la investigación es el del menor de 14 años. El 25 de agosto pasado, su madre hizo una denuncia porque desconocía su paradero desde hacía cinco días. Vivía en una de las casas del Plan Federal ubicada en la zona de 122 y 520 de La Plata, en un barrio conocido como “El Mercadito”. La mujer llevó una foto que tenía en su celular y comenzaron los procedimientos de búsqueda.

Agentes del gabinete social de la comisaría, con el apoyo de una patrulla de la DDI de La Plata, encontró al chico en la estación Avellaneda del Ferrocarril Roca.

Por el aporte de testigos que se incluyeron en la causa, pudieron determinar que el adolescente estaba vigilado por uno o dos muchachos que siempre lo controlaban de cerca. En realidad, eran los responsables de monitorear los delitos que le habían mandado a hacer al chico. Lo llevaban hasta la zona del Bingo de esa ciudad, para hacer “arrebatos” o robos del tipo “descuidistas”. Las mujeres y otros menores eran los blancos preferidos, según consta en las actuaciones que están a cargo del fiscal platense Fernando Cartasegna.

Cuando los investigadores encontraron al menor desaparecido, siguieron a quienes lo vigilaban y pudieron llegar hasta el domicilio de Eduardo Acosta (53), en la Villa Tranquila. Allí encontraron a los otros chicos, de 12 y 13 años, que también vivían en La Plata y tenían activo un pedido de averiguación de sus paraderos.

En este caso, eran dos hermanos que vivían en un asentamiento cercano a la estación de trenes de Tolosa. Los conocían como “Los Jaimitos”. Ahora, los tres chicos están alojados en una casa de “abrigo” (así se denomina a los centros de atención social para menores) de La Plata, con la intervención del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

Con todos estos elementos y otros testimonios, Cartasegna pidió un allanamiento que fue autorizado por el juez de Garantías Juan Pablo Massi.

Acosta y sus dos hijos, Claudio (26) y Nicolás (23) fueron detenidos por“tenencia ilegal de armas de guerra y reducción a la servidumbre”.

Los tres chicos platenses no fueron los únicos que pasaron por esa casa precaria de Villa Tranquila. Algunos vecinos declararon que“siempre entraban y salían nenes” de la casilla. En los Tribunales sospechan que, además de robar, algunos más chicos eran obligados a mendigar en algunas esquinas del microcentro de Buenos Aires. Y en otras estaciones ferroviarias.

“Estas personas aprovechaban la vulnerabilidad de estos chicos. Les ofrecían favores mínimos para convencerlos pero, a su vez, los vigilaban”, dijo a Clarín uno de los investigadores. Por esos “pagos” debían robar o pasar varias horas en las esquinas mendigando. Luego los llevaban hasta Villa Tranquila y los mantenían en situación de extrema precariedad.

El ladrón que captaba a chicos con ansiolíticos y cerveza

Fue condenado por el caso Santiago Urbani. La práctica es penada por una ley específica.
Todos al patrullero. Dos menores son detenidos por la Bonaerense en el centro de la ciudad de La Plata, en un operativo reciente. El que va atrás tiene menos de diez años. /DANIEL FORNERI
 

04/09/13

Aunque jueces de Menores y hasta funcionarios del área de Seguridad admitieron y denunciaron en los últimos años que existen sistemas de reclutamiento de chicos para cometer delitos –“negocio” muchas veces en manos de la Policía–, en pocas causas esto pudo probarse. Sin embargo, la problemática se hizo tan patente que, a través de una ley sancionada en 2003 (la 25.767), este tipo de conductas se incluyó en el Código Penal con el objetivo de desalentar a los mayores a usar a menores en sus bandas aprovechando su situación de inimputabilidad ante la ley.

Fue así que nació el artículo 41 quater del Código, que establece: “Cuando alguno de los delitos (…) sea cometido con la intervención de menores de dieciocho años de edad, la escala penal correspondiente se incrementará en un tercio del mínimo y del máximo, respecto de los mayores que hubieren participado en el mismo ”.

Esta figura se usó como agravante, por ejemplo, en el juicio oral contra Oscar “El Pelado” Pérez Graham (45), acusado de reclutar la bandaintegrada por dos menores que mató a Santiago Urbani.

El joven, de 21 años, fue asesinado de un escopetazo en la cabeza el 10 de octubre de 2009, cuando la banda entró a robar a su casa de Tigre. Durante el juicio oral se probó que Pérez Graham les daba cerveza y ansiolíticos a menores de villas de la zona oeste para que lo acompañaran a dar los golpes en el norte del conurbano. Por eso le impusieron una pena de 27 años.

En el fallo, el tribunal consideró que Pérez Graham era “el más claro ejemplo del aprovechamiento de menores en la comisión de ilícitos. Fue quien, al quedarse fuera de la casa, busco esquivar los riesgos de este tipo de sucesos”.

Otro caso de alto impacto social en el que se habló sobre la utilización de menores fue el del ingeniero Ricardo Barrenechea, asesinado en su casa de San Isidro el 21 de octubre de 2008. Por el crimen fueroncondenados tres adolescentes y la hipótesis que no llegó a probarse fue que trabajaban para policías. Así lo afirmó, por ejemplo, el juez Luis Arias (ver Un juez…).

La huella policial del reclutamiento de menores fue denunciada como nunca en el caso de Luciano Arruga (16), quien está desaparecido desde el 31 de enero del 2009. La última vez que se lo vio con vida fue en el destacamento policial de Lomas del Mirador. Según testimonios de la causa, Luciano era permanentemente acosado por policías que lo presionaban para que robara para ellos. Se cree que lo mataron por negarse.

 

Cuatro de cada diez menores de 17 años viven en la pobreza

POR NATALIA MUSCATELLI

Proporcionalmente, son más afectados que los adultos. El 10% de los chicos es indigente.
Arriba del travesaño. Un grupo de chicos juega en la villa porteña Zabaleta, el verano pasado. Los menores son el 30% de la población./ROLANDO ANDRADE
 

04/09/13

Los chiquitos que en los semáforos de la 9 de Julio hacen piruetas a cambio de unas monedas, o esos adolescentes que se abalanzan sobre los automovilistas para limpiar sus vidrios, son apenas una ínfima muestra de una situación que afecta a un universo mucho mayor en la Argentina profunda.

Hoy, en el país, 4 de cada 10 niños y adolescentes de hasta 17 años vive en condiciones de pobreza. El 39,5%, casi 5 millones de personas. Una proporción que es 13% más alta respecto de la población adulta. Además, uno de cada 10 integrantes de esta franja etaria no logra cubrir sus necesidades nutricionales básicas, es decir, es indigente.

Así lo estimó, a falta de estadísticas oficiales confiables, el Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (CIPPES), en base a la comparación de los ingresos relevados –en forma trimestral– por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC y las canastas del Indice Barrial de Precios (IBP).

La primera conclusión que arroja esta radiografía socioeconómica es que la condición de pobreza afecta mucho más a los niños y adolescentes (que suman el 30,74% del total de la población) que a los adultos. Ya que la incidencia de la pobreza sobre la población total (de todas las edades) ascendía, en diciembre de 2012, al 26% del total.

La pobreza en esa franja de menores se redujo entre junio y diciembre del año pasado en un 2,2%. Así como también se contrajo en la franja de todas las edades (del 27,09% al 26,07%).

De todas maneras, “la pobreza sigue siendo el principal desafío pendiente que tiene el país. Y un primer paso para solucionarlo es aceptarlo y visualizarlo en las estadísticas públicas”, señalan los responsables del CIPPES.

Al analizar la situación en las distintas provincias, la incidencia de la pobreza sobre niños y adolescentes varía en forma considerable, si bien en todos los casos el fenómeno afecta a los más jóvenes.

En Córdoba, la escasez de recursos afecta a más de 400.000 chicos y adolescentes menores a 18 años, lo que representa el 41% de la población provincial. Estas tasas resultan mayores a las de la Provincia de Buenos Aires, donde es afectado el 38,6%: más de 1,8 millones de bonaerenses hasta 17 años. Además, “este último número refleja el peso importante de la Provincia en términos poblacionales, ya que esta tasa difiere en menos del 1% de la tasa sobre niños y adolescentes a nivel nacional”, destaca el estudio.

La provincia donde más afecta la pobreza en este segmento es Chaco, donde el 71% de sus chicos vive con ingresos familiares por debajo del umbral de pobreza. Mientras que en Salta es el 47,5% y en Tucuman, el 46,7%.

En cuanto a la situación de indigencia, el estudio señala que afecta a 1,2 millones de niños. Esto representa el 10% del total, una tasa que casi duplica el valor de la indigencia medida sobre la totalidad de los habitantes (5,91%).

 

Un juez había hablado de adolescentes reclutados por la Policía

 

04/09/13

En 2009, la relación entre los menores, los mayores y el delito explotó en la provincia de Buenos Aires cuando el juez en lo Contencioso Administrativo de La Plata Luis Arias denunció que era la Policía la que reclutaba chicos para robar y que los captaba a través de arbitrarias detenciones por “averiguación de antecedentes”. Para ello, intentó imponer judicialmente la prohibición de que la Bonaerense siguiera arrestando menores bajo ese pretexto. “Es una maniobra de la Policía para el reclutamiento”, justificó. Sin embargo, sufrió diversos reveses. El tema volvió al centro de la escena a fines de ese año, cuando el entonces ministro de Seguridad provincial, Carlos Stornelli, denunció que una serie de homicidios en ocasión de robo habían sido incitados por policías retirados que reclutaban menores para cometerlos. El objetivo, según su presentación, era desestabilizarlo a él. Esto nunca se probó.

“Un mes después de la denuncia, el propio Stornelli tuvo que admitir que había casos como los denunciados”, señaló ayer a Clarín el juez Arias. “La causa por ese tema no avanzó demasiado en el fuero penal”, admitió. “Pero es necesario cambiar el sistema de investigaciones penales con la aplicación de la Policía Judicial, para que la Bonaerense sólo tenga tareas de prevención”.

Una respuesta a ARGENTINA: TRATA DE NIÑXS Y ADOLESCENTES PARA EL DELITO

  1. EL HILO SE CORTA POR LO MÁS FINO.TENEMOS QUE SEGUIR ESPECTANTES.CON LOS CHICOS NO.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: