E0 RECOMIENDA: PORQUÉ LEGALIZAR LA PROSTITUCIÓN NO SOLUCIONA EL PROBLEMA

Desde el PAF! hace ya algunas semanas que vemos surgir recurrentemente
en diferentes ámbitos de debate el tema de “prostitución/trabajo
sexual” y creemos que es el momento de aportar nuestra visión sobre la
temática y en particular sobre el proyecto presentado en el Congreso
de la Nación el pasado 2 de julio. Sin embargo en un primer momento
quisiéramos plantear algunas cuestiones sobre las consecuencias de la
puesta en práctica de ese proyecto dejando de lado la visiónde género,
no por ser poco importante, si no para remarcar que, incluso desde un
análisis “puramente” económico, no llevaría a ningún avance en la
realidad de las personas en situación de prostitución.
 
Suponiendo que el “trabajo sexual” se reglamentara, como cualquier
otro trabajo, son tres las posibles formas de organización que se
podrían adoptar: autónomo, en relación de dependencia o en
cooperativas.
 
En lo que se refiere al trabajo autónomo, es bien sabido que
actualmente las personas en situación de prostitución no logran
trabajar por su cuenta a causa de la violencia a la que están
expuestas y ese es el poder sobre el cual se apoyan los proxenetas y
la corrupción policial para extorsionarlas y “cobrarles por su
seguridad”. Se suele decir que esta violencia se genera por la
clandestinidad, embargo, la prostitución autónoma no está prohibida y
por lo tanto no es marginalizada por su condición de ilegalidad si no
por la cultura patriarcal que la necesita de esta manera. Pero,
retomando el análisis “des-generado”, elPAF! cree que el verdadero
motivo de esta violencia se encuentra en la corrupción estatal,
judicial y policial y las inmensas ganancias que genera este tipo de
explotación. La “reglamentación” no cambiaría en lo más mínimo esta
situación, sólo como ejemplo, los restaurants están reglamentados y
sin embargo eso no impide la ya vieja y conocida “pizza” que se le
ofrece a la policía para tener mayor atención en caso de robo, cosa a
la que no pueden negarse dado que actúan como toda mafia, se paga para
que la misma mafia no haga lo que estamos pagando para que evite. La
brutalidad policial y la violencia de “los clientes” y otros
proxenetas por lo tanto no disminuiría. ¿Si se reglamentara el trabajo
sexual irían a hacer la denuncia a la comisaría? Si a esto se le suman
los edictos policiales aún vigentes en muchas de las provincias vemos
que este proyecto no modificaría en absoluto la situación de
vulnerabilidad que sufren las “trabajadoras sexuales”. Por otra parte,
dado que se encontraría reglamentado, toda prostituta que no se
inscribiera en el registro de trabajadores autónomos y por lo tanto no
pagara impuestos sería una evasora fiscal. Sería ridículo llegar a la
situación de que a las “trabajadoras sexuales” las persiguiera la
policía, el proxeneta y además la AFIP.
 
En elsegundo caso, es decir en relación de dependencia, no nos vamos a
extendermucho dado que existen ya pruebas de que el problema, como en
todo el resto delos trabajos, sería la imposibilidad de lograr la
“efectivización” de esecontrato. Tanto en Holanda como en Alemania,
países que reglamentaron laprostitución, se encuentran ahora con la
problemática del “trabajo nodeclarado”. Los “empresarios” no quieren
inscribirlas en relación dedependencia porque si no tendrían que
pagarles vacaciones, maternidad, etc.etc. Otra vez la situación de
vulnerabilidad no se modificaría.
 
En el último caso, que podría parecer incluso el más factible, basta
hacer una cuenta y saltaría a la vista una realidad económica
insoslayable. ¿Cómo podrían cooperativas que pagan impuestos,
vacaciones, maternidad y etc. etc. competir en el mercado capitalista
neoliberal con las redes de trata y la prostitución ilegal de la
corrupción policial y estatal?. Tengamos en cuenta que no significaría
competir con otras empresas privadas, como es el caso de las
cooperativas de las fábricas recuperadas si no que sería más similar a
la situación de las empresas textiles que tienen que competir con
talleres de costura con mano de obra esclava y en este caso esos
talleres serían de propiedad del Estado.
 
Resumiendo, sin ni siquiera incluir la visión de género, este
proyecto, presentado ya en la cámara de Senadores, que pretende
proteger y mejorar las condiciones de vida actuales e inmediatas de
las personas en situación de prostitución no sólo no sería poco
efectivo si no que no sería aplicable en la actual situación de
corrupción y connivencia policial y estatal. Sólo estaría
contribuyendo a la creación de una nueva burocracia sindical y
permitiendo al Estado liberarse de sus responsabilidades. Lejos de
evitar la tutela estatal, este proyecto y la “libre elección” sumaría
una ulterior diferenciación entre prostitutas “habilitadas” y las que
no. Basta leer el proyecto para ver cómo sería obligación para toda
prostituta que quiera trabajar cumplir con los requisitos que la
Oficina Nacional de Protección al Trabajo Sexual impondría.
 
http://www.ammar.org.ar/Ley-de-Trabajo-Sexual-Autonomo.html
 
Ahora incluyamos la visión degénero. El patriarcado siempre se apoyó
en la prostitución para controlar y delimitar la sexualidad de las
mujeres.“Hay cosas que las mujeres de bien no deben hacer” y por eso
los hombres pagan a las putas para poder hacer esas “cosas” que las
mujeres para esposas y madres no deben hacer. Lejos está esta
definición del deseo de las mujeres, del placer y de la sexualidad
entendida como una interrelación, de negociación de deseos, en la
comunicación de esos deseos y el acuerdo para lograr el placer mutuo.
El hombre paga, la puta acata. Patriarcado y capitalismo de la mano
para imponer el deseo: el cliente siempre tiene la razón. Mucho se
habla del poder de negociación pero ¿Cuál es el poderde negociación de
una prostituta? ¿Va a tener mayor poder de negociación reglamentando
que hay una sexualidad femenina que sólo se puede ejercer siendo
prostituta habilitada?
 
En los países en donde se reglamentó la prostitución, como Alemania y
Holanda, las prostitutas en su mayoría son inmigrantes. ¿Por qué las
alemanas y las holandesas no “deciden”trabajar de prostitutas? ¿Es
casualidad?. Las mismas compañeras de AMMAR Córdoba reconocen que no
fue su elección y que el ejercicio de la prostitución no es una
salida. Entonces no usemos el discurso de la libertad de decidir sobre
nuestros cuerpos cuando en ningún momento, se está hablando de
libertad ni de decisión.
 
No negamos la posibilidad de una discusión sobre la reglamentación de
la prostitución en condiciones de igualdad, cuando realmente la
sexualidad no sea diferente para identidades femeninas y masculinas,
que un par de pulmones en las minas o un par de brazos en la
agricultura sea lo mismo que lo que se puede o no hacer en la cama,
pero actualmente, cuando la estigmatización no proviene de qué parte
del cuerpo se utilice, si no de parte del capitalismo unido al
patriarcado en donde el “deseo” masculino y patriarcal se impone otra
vez para decir lo que “las mujeres” tenemos o no que hacer para ser
mujeres de bien y con el reglamentarismo también el estado, diciendo
qué putas pueden y no pueden “trabajar” sentimos que sería doblemente
no escuchar esas voces que desde AMMAR (CTA y no) piden salir de esa
situación que NO ELIGIERON . Porque nos involucra a todxs en el poder
de decidir y negociar nuestro deseo.
 
En el PAF! creemos, coincidiendo con AMMAR CTA que dice claramente
que: “el objetivo del fin a la pobreza se concretará cuando tengamos
distribución equitativa de la riqueza” y también con la RATT que
“Quienes se encuentran en situación de prostitución no necesitan de
reglamentación alguna para evitar la “clandestinidad”, sino la
restitución de sus derechos económicos, sociales y culturales, es
decir: educación, trabajo registrado, vivienda digna y cobertura
social para resguardo de su salud”, los derechos básicos y
fundamentales para TODXS, la prostitución dejará de existir. Porque
ninguna mujer, travesti o trans nació para puta. El resto ni siquiera
son paliativos mientras la corrupción policial y estatal estén
vigentes.
 
Escuchamos los argumentos de todas las organizaciones y de las
diferentes posturas, porque no son las únicas las de AMMAR Córdoba las
que pueden hablar de su experiencia como identidades femeninas en
situación de prostitución, muchas otras lo están o lo estuvieron y no
apoyan la reglamentación y, como identidades femeninas, NOSOTRAS
también nos sentimos interpeladas y tenemos el derecho a hablar cuando
una decisión de este tipo podría otra vez encuadrar y definir nuestra
sexualidad. Así que sí las escuchamos, no hablamos de ustedes “sin
ustedes”, simplemente NO ESTAMOS DE ACUERDO y tampoco nos gusta que
nos impongan una sexualidad desde la visión patriarcal en donde
existen “buenas y malas mujeres, mujeres para putas y mujeres para
madres y esposas” y encima a costa de la explotación de otras
identidades femeninas.
 
El abolicionismo no es la prohibición de la prostitución ni el
puritanismo, no hablamos desde una moral conservadora, es la lucha
contra la explotación sexual. Por lo menos desde el PAF! Podemos decir
que nuestra voluntad es la del imperio del deseo para todxs.
 
El enemigo no es abolicionismo.
 
Lic. Graciela Gonzalez 

2 respuestas a E0 RECOMIENDA: PORQUÉ LEGALIZAR LA PROSTITUCIÓN NO SOLUCIONA EL PROBLEMA

  1. Hay que tener en cuenta todas las formas para combatir la prostitución.

    Me gusta

    • assorati dice:

      ESCLAVITUD CERO no combate la prostítución, combate el proxenetismo. Es la situación en la cual un tercero se beneficia con la explotación sexual de una mujer o un hombre. Saludos, Mercedes Assorati

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: