EDITORIAL DE CLARÍN: VIVIR Y MORIR ESCLAVIZADOS

Vivir y morir esclavizados

Del editor al lector

El mapa está en la web y se lo encuentra fácil: basta con googlear laalameda.wordpress.com. Es un mapa del trabajo esclavo en la Ciudad, visible para quien quiera verlo pero invisible a veces o muchas veces para los que deben verlo: las autoridades y la Justicia.
Es un puñado de manzanas en Floresta y Flores. Un zona liberada a la ilegalidad que empezó hace un par de décadas y que ha crecido tan descontrolada como la nave espacial rusa que se desploma sobre la Tierra.
Esta zona es porteña pero no es única en el país. Muchos lo saben. Aunque en los hechos no parecen saberlo quienes más debieran saberlo.
Más de 60 íconos de máquinas de coser se tapan unos a otros en el mapa, apiñándose y casi tapando otro ícono, el de una comisaría. Indican las direcciones de los talleres clandestinos ubicados y denunciados por la ONG La Alameda.
En uno de ellos, el de Páez 2796, todo estaba tapiado con ladrillos. Tapiado y a la vista de quien quisiera verlo. Allí, en un sótano, murieron este lunes Orlando y Rodrigo Camacho, encerrados, carbonizándose.
Orlando tenía apenas 7 años. Rodrigo, 10. Vivían en una casa/taller o mejor sería decir sobrevivían con sus padres bolivianos en una de las habitaciones de esa casa/taller, que más que una casa era un tugurio.
Sus padres siguen internados por asfixia. No pudieron retirar los cadáveres de sus hijos. Tuvieron que hacerlo los abuelos.
No es el primer taller de hacer ropa que se incendia y mata. En marzo del 2006, hubo otras seis muertes. Y otros dos chicos murieron también. Vuelve a pasar, mientras los responsables de controlar se tiran las culpas unos a otros.
La gente se indigna con las muertes de los chicos. Por la edad de los chicos y por la crueldad de sus muertes. Es natural. Debiera ser natural indignarse de igual manera con la causa: el negocio de la venta ilegal de ropa.
La avenida Avellaneda cruza Flores y Floresta como otra Salada, con sus más de 800 manteros.
Hay una excusa inadmisible para tanta inadmisible complicidad o vista gorda. Se dice: es trabajo, como si no fuera pobreza y explotación que no se quiere admitir y corrupción que se quiere esconder.
Desde estos talleres ilegales se abastecen negocios millonarios que abastecen ilegalmente a la política. Habría miles, con sus secuelas de trata de personas y de prostitución. Si en la política se lo ve, no se nota.
Ante las muertes de los dos chiquitos, levantamos olas altas de bronca que poco después se aquietarán. Pero no es disparatado pensar que otras muertes se repetirán mientras se repita el trabajo esclavo.

Una respuesta a EDITORIAL DE CLARÍN: VIVIR Y MORIR ESCLAVIZADOS

  1. Raúl Piatti dice:

    ESTIMADOS: acaso se preguntaron que traerá bajo el poncho el diario clarín. Estuvo y no dudo que de una forma u otra, continúa siendo la fachada disimulada de la prostitución y ahora cambiaron de camiseta. Uds. hablan del muro ¿Cual de ellos? ¡Por favor?
    ¿Piensan que estos negociados “engordan” solo a políticos? ¿Y los
    grandes empresarios, la policía, la justicia que proteje al LADRÓN DE GALLINAS? …¡¡¡GALLINAS DE ORO!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s