Sobreviviente de trata amenazada

Estimadxs:

ESCLAVITUD CERO se solidariza con Alika Kinan y exige a las autoridades investigar, detener y juzgar a los perpetradores de las amenazas y ataques y brindar protección integral a Alika Kinan y a su familia. Mercedes Assorati

Amenazan a la principal testigo de un juicio por trata de personas

El caso de una mujer que fue explotada sexualmente en Ushuaia

Tras recibir una serie de ataques e insultos, Gendarmería custodia a Alika Kinan, que no puede salir de su casa.

 Alika Kinan, fue víctima de redes de trata durante 20 años (Emiliana Miguelez)

Alika Kinan, fue víctima de redes de trata durante 20 años (Emiliana Miguelez)

En cuatro días comienza en Ushuaia un juicio emblemático en el que por primera vez una víctima de trata explotada sexualmente querella no sólo a sus proxenetas sino también al Estado. Su caso puede sentar precedente y abrirle el camino a otras víctimas. Pero Alika Kinan, la protagonista de esta historia, recibió tantas amenazas esta semana que debió encerrarse junto a su familia en su casa, que está siendo custodiada por la Gendarmería.

Alika fue liberada el 9 de octubre de 2012, en un allanamiento al cabaret El Sheik. El primer legajo como alternadora para “trabajar” allí es de 1996. Hoy tiene 40 años, se rearmó como mujer y, al frente de su organización no gubernamental Sapa Kippa, milita por los derechos de las mujeres vulneradas y por el abolicionismo, que considera que la prostitución no es ningún trabajo.

Declaró y es testigo en distintas causas en las que hay involucrados proxenetas y tratantes. Demasiados enemigos. A Alika la están atacando de todos lados. “Tené cuidado con lo que vas a decir en el juicio”, le gritó un grupo que la increpó en una calle céntrica de Ushuaia. Las amenazas y los insultos también llegaron a su celular y vía Facebook. Ella ya denunció todas estas amenazas que buscan paralizarla para que no declare o llegue mal al juicio.

Quienes enfrentarán al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego son Pedro Montoya e Ivana García, considerados autores del delito de trata de personas y dueños del prostíbulo “El Sheik”, además de Lucy Alberca Campos, encargada del lugar.

Alika fue captada por primera vez cuando tenía 16 años, en Córdoba. Sus padres la habían abandonado y dejado a su cuidado a su hermana de 10 años. En 2009, cuando volvieron a captarla, Alika estaba en pareja con un hombre que no sólo le pegaba sino que la explotaba y la amenazaba con no mantener a sus hijos si ella lo abandonaba. Aprovechándose de su situación de vulnerabilidad, Quiroga y Montoya volvieron a captarla.

Ahora, después de años de no ver a las tres hijas que tuvo con Alika, el ex -Miguel Pascual, maestro de artes marciales, guardaespaldas y militar español que vive en Edimburgo- reapareció al aire en una radio fueguina desmintiendo que Alika sea víctima de trata y amenazándola con sacarle a sus hijas. Hijas a las que no ve ni les pasa dinero. “Sí, me desentendí”, dijo en un momento de la entrevista. “Yo no sé qué le metió en la cabeza Alika a las chicas”, dijo también, recurriendo al Síndrome de Alienación Parental, herramienta que usan la mayoría de los padres violentos para desprestigiar a las madres. Y es que la hija mayor de Alika, de 16 años, también está siendo amenazada porque salió a contar la historia de su mamá.

“Alika está recibiendo amenazas desde el lunes. En la calle, personalmente, le dijeron que tuviera cuidado con lo que vaya a decir en el juicio. También recibió insultos por Facebook. Evidentemente hay muchas personas que tienen miedo de quedar involucradas”, dice a Clarín Marcelo Colombo. titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex).

El fiscal contó que también hubo llamados para denunciar a Alika ante la Protex y la Dovic (Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas) del Ministerio Público Fiscal. “Es algo severo. Están tratando no sólo de generar miedo sino también afectar su credibilidad. Es un operativo bien organizado”, agrega Colombo.

“Yo hoy estoy siendo aleccionada por las redes de trata, por los proxenetas, por los consumidores de cuerpos, por un ex marido violento. No es más ni menos que una muestra de todo lo que puede pasar si sigo abriendo la boca -dice Alika a Clarín-. Quieren que tenga miedo a las represalias. Tienen miedo de que mencione a gente importante, porque todos fueron cómplices”. Pero el miedo no la frena: “Esto no me va a paralizar, voy a seguir con este proceso, aunque llegue con sangre, aunque llegue arrastrada, al juicio voy a ir y voy a hablar”, asegura.

También, dice, confía en su nueva abogada: Marcela Rodríguez es titular del Programa de Asesoramiento y Patrocinio para las Víctimas del Delito de Trata de Personas de la Defensoría General de la Nación.

Un centenar de organizaciones sociales y feministas que apoyan el juicio contra sus proxenetas y el Estado lanzaron una solicitada: “¡Justicia para todas las Alika! La impunidad de ellos y el miedo de ellas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: